Skip to content

Sr. Roberto V.Spencer, Editor

Cuando yo estaba en la Secundaria,

parecida a la de Don Quijote que visitó la misteriosa cueva de Montesinos—

 

Nosotros fuimos bautizados el día 5 de agosto de 1955.

Yo tenía poco más de 13 años—



Originario de Ojinaga, Chih., México. El hijo primogénito de Dolores (Lolita) Villanueva y de Alberto Spencer Lerma, que nació el año de 1942.  Mis papás nos inculcaron el trabajo a sus hijos desde muy chicos. Mi papá un día hizo dos cajones, uno para Edmundo y otro para mi, y así ambos fuimos boleros (limpiabotas) por un tiempo. Ibamos cada quien por su rumbo en las calles del centro, los sábados y domingos. En ese entonces se cobraba: .20 centavos por “engrasada”, o  .30 / .40 centavos por “boleada” completa. Y no nos iba mal. Recuerdo que uno de mis clientes era mi profesor de 4to. y 5to. grados: J. Carlos Galván. — También trabajé por un tiempo durante las vacaciones en la Frutería de Don José Rocha (tío de Lauro Rocha) y en la tienda de Don Luis Spencer (primo de mi papá).

Asistí a la Escuela Primaria: Francisco Sarabia (la antigua) y a la Escuela Secundaria: Adolfo Ruiz Cortines, que fue fundada por el gran catedrático de Matemáticas, Ignacio Rojas Dominguez, quien por un tiempo fue vecino nuestro, y que gracias a él me consiguió una o dos becas, y a otros estudiantes también, para poder continuar nuestros estudios en la Secundaria. Aunque no saqué excelentes calificaciones durante los tres años de la Secundaria, pero comoquiera “no troné” en ninguna materia.

En el río Bravo fue donde aprendí a “medio” nadar, y una vez ya me andaba ahogando, pero gracias a mi amigo “Wile” (Guillermo) Baeza que me ayudó a salir a la orilla. Estaba muy fuerte la corriente del agua, recuerdo muy bien.

Otra aventura, parecida a la de Don Quijote que visitó la misteriosa cueva de Montesinos, cuando yo estaba en la Secundaria, un día nos propusimos varios muchachos ir a pie hasta la Sierra de la Cruz (que está al sureste de Ojinaga) llevando focos, lámparas, cordones y gises para hacer marcas y no perdernos al entrar a la “Cueva del Diablo”, que está enseguida de la capilla. Vimos algunos murciélagos, y encontramos una pala muy adentro de la cueva. Aquella fue una experiencia y aventura muy interesante.

Hablando desde el punto de vista religioso, mi mamá y yo fuimos los primeros que obedecimos el evangelio de Cristo en Ojinaga, cuando se estableció la iglesia de Cristo en esa ciudad. El predicador Valente Rodríguez G. fue el que comenzó a predicar el evangelio en 1954-55. Nosotros fuimos bautizados el día 5 de agosto de 1955. Yo tenía poco más de 13 años de edad cuando fuí bautizado. Pero antes de eso yo había hecho la primera comunión en la Iglesia Católica Romana. Al comenzar a estudiar las enseñanzas de las Sagradas Escrituras, por algún tiempo, hicimos la decisión de obedecer el evangelio, siguiendo el ejemplo de los cristianos del primer siglo.

El año que fui “conscripto” en el servicio militar, (todo joven a la edad de 18 años, tenía que cumplir con ese requisito), estuvimos yendo, otro joven y yo, a prediacr el evangelio cada semana a la Estación: La Mula. Recuerdo que bautizamos a cuatro (4) personas; tuvimos que hacer una presita en el arroyo para retener el agua cristalina y poder sumergirlas, como dice en Romanos 6:4 y Colosenses 2:12.


Comencé a dedicar ya todo mi tiempo a la predicación del evangelio a los veinte años de edad en Ojinaga… Tres años después al tomar matrimonio con Nicolasa Contreras, nos mudamos a la ciudad de Reynosa, Tamaulipas, para continuar predicando el evangelio y así hemos permanecido todos estos años hasta el tiempo presente.

El primer boletín que comencé a editar en Ojinaga fue LA ESPADA (The Sword), el cual continuamos editando en Reynosa. El segundo fue EL RESTAURADOR (The Restorer), el cual publicamos en Odessa, TX; y el tercero, EL EDIFICADOR  (The Edifier) desde Midland, TX. El más reciente que he editado es EL MENSAJERO (The Messenger) desde Lubbock, TX.

En agosto de 1974 la publicación de EL CONQUISTADOR (The Conqueror) comenzamos a publicar desde Crane, TX. siendo el editor James Sanders, y un servidor, el editor asociado. Nosotros lo publicamos solamente tres años.

Después de algunos años hemos decidido abrir un sitio electrónico en el Internet y otra vez publicar EL CONQUISTADOR, pero ahora como una obra personal, presentando material variado, escritos y estudios de la palabra de Dios, los cuales esperamos serán de interés a los lectores que tengan a bien visitar este sitio.

Print This Page Print This Page

Leave a Reply