Skip to content

Eclesiastés: vida como paradoja

John Frederick Lewis, The Hosh Courtyard of the Coptic Patriarch, Cairo, 1864

La vida es una paradoja,

un enigma cuyo significado no puede ser analizado—

La vida es una paradoja perpleja, un enigma cuyo significado y profundidad no puede ser analizado or medido,
o aun entendida completamente. Claramente, el peque
ño niño en su juego inocente parece conocer
tanto acerca de la vida como el hombre que ha vivido una vida de noventa a
ños.
Nadie puede explicar realmente el significado en vivir.





Claramente, la noción completa de que podemos detener la vida en nuestras manos y revisarla es como un rompecabezas inescrutable en sí mismo. Una noción, ambas insensata e ilusiva. En realidad, parece que lo más que vivimos lo menos que realmente sabemos. Posiblemente el niño tiene razón — la vida es para ser vivida en vez de comprendida. Una cosa, comoquiera, es cierta — la vida es mejor cuando es más simple.  El niño parece de algún modo entender esto. Demos dinero a un niño y el niño caerá dormido con aburrimiento; demos a un niño un juego que lo excite de (“peek-a-boo”) y el niño gritará con riza y deleite. La risa logra lo que el dinero no puede.

Allí puede ser que nada es simple acerca de la vida, pero algunas cosas están dentro del alcance del entendimiento — la vida tiene ambos un principio y un fin. Y posiblemente este es el lugar para comenzar cualquier análisis, porque en el análisis final podemos con seguridad decir que la vida no cambia. –nacemos en este mundo; crecemos en este mundo; nos hacemos viejos ene ste mundo, y eventualmente morimos y dejamos este mundo. No importa quién nosotros seamos, que lenguaje podamos hablar, y cuanto podamos haber vivido, la historia es la misma. En las palabras de Shakespeare, “nosotros somos semejante tejido como los sueños son hechos, y nuestra poca vida es redondeada como un sueño” (Tempest IV.i.).

Eclesiastés habla acerca de la vida de una manera que quizá ningún otro libro lo hace — ya sea en Escritura o en literatura profana. “Y nada hay nuevo debajo del sol” (1:9) dice este libro, y esto lo dice una y otra vez. La frase, de hecho, es un refrán común, nos recuerda que a pesar de todas las complejidades, a pesar de todos los goces y dolores, la vida realmente no cambia. Nosotros podemos vivir en un mundo moderno, pero vivimos nuestra vida de la misma manera que nuestros abuelos vivieron su vida, y sus abuelos antes de ellos.

Y todavia, Eclesiastés hace una declaración sobresaliente — “No hay fin de hacer muchos libros; y el mucho estudio es fatiga de la carne. El fin de todo el discurso oído es este: (12:12). Aquí en estas páginas está la discusión fnal de la vida, de sus elementos básicos y fundamentales. Aquí está la mera roca sólida. Otros libros pueden haber sido escritos acerca de la vida y de cómo la vida debe ser vivida, pero tales libros no pueden ir más de lo que está contenido aquí. Todo ha sido dicho. Nada más puede ser añadido.

Si tu quieres saber cómo vivir, esto está aquí en este libro. Toda su filosofía, toda su psicología, todos sus momentos malgastados en procurar hacer sentido de lo absurdo no puede medirse por lo que usted encontrará en Eclesiastés. Aquí está el comentario de Dios sobre la vida. Aquí están los aguijones y los clavos, las palabras que nos incitan  a la acción y las palabras que mantienen las cosas juntas — Las palabras de los sabios son como aguijones; y como clavos hincados son las de los maestros de las congregaciones, dadas por un pastor.” (Eclesiastés 12:11). Aquí está eso que está asegurado con clavos y sobre lo cual podemos colgar las cosas. Aquí está eso que nos dirigirá e incitará en la dirección correcta para que no tomemos las sendas equivocadas. Aquí está la roca sólida.

En nuestros próximos estudios veremos más de cerca lo que Eclesiastés tiene que decir. Esperamos que usted irá en este viaje con nosotros. Tal vez este libro venga a ser uno de sus favoritos. Yo espero que así sea. Que usted viva todos los días de su vida. Son mis deseos para usted.



    Preguntas solo para usted:

  1. ¿Por qué es la vida difícil de entender?
  2. Compare un niño con un hombre viejo. ¿En que son parecidos el niño y el hombre viejo? ¿En que son diferentes?
  3. ¿Qué nos acontece cuando perdemos la magia de la niñez, la magia de ser joven?
  4. ¿Podemos morir antes de nuestro tiempo? ¿Ha visto usted alguna vez personas que se sintieron viejos a los treinta?
  5. ¿Qué dice Eclesiastés actualmente acerca de la vida? ¿Por qué es esa pretención asombrosa?
  6. ¿Está la respuesta a mi vida en la Psicología? ¿Puede la Psicología ayudarme no obstante? ¿Puede la Psicología algunas veces dañarme?
  7. ¿Está la respuesta a mi vida en un adivino? ¿Por qué la gente todavía va con los adivinos? Aún si yo conociera el futuro, ¿me ayudaría  eso a vivir mejor? Es decir, si usted conociera el día que usted moriría, ¿Eso ayudaría a usted a vivir, o le impediría a usted a vivir?
  8. ¿Qué es un aguijón? ¿Cómo son usados los aguijones para dirigir a los animales? ¿Por qué usamos clavos? ¿Cómo son estas dos metáforas, clavos y aguijones, entendidas en Eclesiastés?
  9. ¿Es el dinero la respuesta a su vida? ¿Cómo el dinero hace su vida más fácil? ¿Cómo la falta de dinero hace su vida más difícil? Si usted tuviera todo el dinero que podría gastar ¿Haría eso que su vida fuera un día más larga? Si usted quisiera comprar el mañana, ¿cuánto costaría?
  10. ¿Es posible para mi estar  tan preocupado acerca del dinero, que pierdp mi vida? ¿Qué hace una casa un hogar? ¿Cuándo usted comenzará a vivir la vida como Dios quiere que usted la viva?
Print This Page Print This Page

Leave a Reply