Skip to content

Constantes en la oración


Orar y Rezar son sinónimos . . .


Pero en realidad, eso no es así




»Y aconteció en aquellos días, que fué al monte á orar, 
y pasó la noche orando á Dios
—Lucas 6:12


LOS DICCIONARIOS dicen que orar y rezar son sinónimos, y mucha gente así lo cree, pero eso no es así; orar es platicar con Dios, usando nuestras propias palabras, mientras que rezar (del latín recitare) significa recitar, o sea, “decir de memoria en voz alta y con expresividad, párrafos literarios, versos, etc.”
Orar a Dios es uno de los deberes principales que tenemos los cristianos. Es algo que siempre debemos hacer y no desanimarnos. En Lucas 18:1 dice que Cristo Jesús en cierta ocasión, refirió una parábola (la del juez injusto y la viuda) precisamente para enseñar “sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar.
Los jóvenes, por ejemplo, deben aprender y practicar la oración. Ellos deben seguir el ejemplo de aquel joven llamado Daniel. Leamos en Daniel 6:10: “Cuando Daniel supo que el edicto había sido firmado, entró en su casa, y abiertas las ventanas de su cámara que daban hacia Jerusalén, se arrodillaba tres veces al día, y oraba y daba  gracias delante de su Dios, como lo solía hacer antes.”
En nuestras oraciones debemos expresar nuestra gratitud a Dios por todo lo que nos da sin merecer. Las bendiciones espirituales y las materiales. Hay mucho por qué darle gracias cada vez que oremos. El apóstol Pablo les escribió a los tesalonicenses: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.” (I 5:18). Leamos también en Colosenses 3:17: “Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.” – “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias;” (Colosenses 4:2).

También en nuestras oraciones debemos pedirle. Aunque sabemos que antes de que le pidamos, Dios conoce nuestras necesidades, de todos modos a Él le agrada que le pidamos en cada oración que hagamos. Leamos en Filipenses 4:6: “Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.”

Necesitamos pedirle muy especialmente que nos dé sabiduría, como dice en Santiago 1:5: “Y si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, el cual da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada.” Y no solamente debemos pedir por nosotros, sino aun por otros hermanos, como decía el apóstol Pablo en Colosenses 1:9: “Por lo cual también nosotros, desde el día que lo oímos, no cesamos de orar por vosotros, y de pedir que seáis llenos del conocimiento de su voluntad en toda sabiduría e inteligencia espiritual,…” Y a los efesios también les dijo: “no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, alumbrando los ojos de vuestro entendimiento,…” (Efesios 1:16-18).

También debemos pedirle a Dios perdón por nuestras faltas o pecados que cometemos y que nos libre del mal y de las tentaciones como dijo Cristo en Mateo 6:12,13: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal;…”

Los apóstoles fueron hombres de oración y debemos seguir su ejemplo. Leamos la hermosa oración que elevaron a Dios después de que habían sido puestos en libertad, Pedro y Juan: Hechos 4:23-31. Y luego en Hechos 6:2-4: “Entonces convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones… a quienes encarguemos de este trabajo. Y nosotros persistiremos en la oración y en el ministerio de la palabra.”

Para concluir, hermanos y hermanas, recordemos lo que el apóstol Pablo dijo en I a Tesalonicenses 5:17: “Orad sin cesar.” Eso significa que los cristianos debemos mantenernos en comunicación con Dios. O como dice en Romanos 12:12: “Constantes en la oración.”

 

—Roberto V. Spencer




Betende Hände, a pen and ink sketch by Albrecht Dürer circa 1509.
The sketch is sometimes known as Studie zu den Händen eines Apostels  (A Study of the Apostle’s Hands), Albertina, Vienna.—

Print This Page Print This Page

Leave a Reply